Agapornis en Europa conocido como Lovebird es una palabra griega que significa Pajaro del Amor, pertenece a la familia de las psitacidas, fue traido a Europa sobre el siglo XIX y su procedencia la ubicamos en Africa en regines de sabanas secas al noroeste del lago Tanganika y sur del lago Victoria.

Es un ave de fácil adaptación, se adapta bien a diferentes temperaturas y se reproduce fácilmente y anida en colonias. Mide aproximadamente entre 15 y 17 ctms, las hembras por lo general suelen ser un poco más grandes y pesan alrededor de los 50 gr.   No teniendo dimorfismo sexual.

Tiene un fenotipo diferente por el cuál se puede diferenciar a otras aves de su especie. El agapornis fischeri es sin duda después del agapornis roseicollis el más criado en todo el mundo. Tras éste último, encabeza la lista de mayor número de mutaciones propias dentro del género agapornis. Con mutaciones propias nos referimos a mutaciones características de una especie, es decir, que no han aparecido en dicha especie a través de transmutación.

                                        


Entre estas mutaciones podemos destacar la arlequín dominante y una de las últimas aparecidas, la misty, y la euwing. Ésta es sin duda una de las especies más atractivas en el mundo de los psitácidos y una de las aves más exportadas en todo el mundo. Cuenta con un gran número de adeptos y su gran cantidad de mutaciones la avalan. Este simpático pájaro de la familia de anillo ocular cuenta como sus otros tres congéneres con un gran problema que es la fertilidad entre aves del mismo grupo, tema que aún levanta muchas susceptibilidades entre los aficionados. Sin embargo, gracias a esto, podemos disponer hoy en día de mutaciones que quizá hoy no tendríamos la posibilidad de disfrutar en esta u otras especies, o que hubieran tardado mucho más tiempo en surgir.